El universo perfecto

Porque vivir a la orillita del mar, te hace observar, esperar como lo haría un gato.

Deseando que lleguen, cuando las olas aprietan, cuando el viento arrecia.

Porque son las tormentas las que más te regalan, porque con su fuerza cubren la arena de objetos, objetos que algun día alguien quiso.

Tan sólo hay que esperar, como lo haría un gato. Y esperando, llegan. A veces son tan pesados que se necesitan más de dos brazos para poder cargarlos. A veces son tan pequeños que apenas se ven. Alguno se esconde en la arena. Pero es que hubo algún regalo que no costara encontrar, ¿qué no mereciera la pena?.

Y pareciera que ya tenían un lugar escogido antes de llegar,  Algunos llegan por piezas, viajar por el mar no siempre es fácil. Otros perdieron su color, o lo ganaron a base de golpes o sal.

Pero al final, como lo haría un gato, con sólo mirarlos recuerdas su nombre, y piensas en su largo camino.

Scroll UpScroll Up